El geranio es una de las plantas más populares de España. Entre sus peculiaridades, su colorido, su vistosidad y su fácil cultivo,
hacen
que sea la favorita para adornar jardines o decorar interiores. Pensar
en un geranio es ver un rojo muy vivo o un rosa muy alegre, pero son
más de las que imaginamos las variedades que este ejemplar nos ofrece,
no sólo en cuanto su apariencia, sino también en sus aromas.

Pertenecen a la familia de las geranicéas y dentro de ésta se diferencian los geranium y los pelargonium, que son los más cultivados en jardinería. Entre los pelargonium hay más de 250 especies
que se dividen en cuatro familias: los zonales, que son los que
tradicionalmente encontramos emplazados en maceteros, los de hoja de
hiedra, que presentan un follaje más grueso, los reales, cuyas partes
verdes son más arrugadas y se cultivan en invernaderos, y los de tipo
fragante, que se caracterizan por un fuerte olor, lo que hace que
además de para decorar, sean muy conocidas entre los fabricantes de
aceites y jabones aromáticos.

Fragancias africanas

Los geranios proceden de Sudáfrica y su cultivo se expande por zonas templadas y tropicales,
con temperaturas que no bajan de los 0º C. Esta característica hace que
sea muy común encontrarlos en zonas de Andalucía y del Mediterráneo,
aunque su uso también se extiende a toda España y a muchos países de
Europa. Dependiendo del tipo que sean, las hojas serán de distintos
tamaños y las flores variarán de color. Entre los geranios fragantes
podemos hacer una clasificación según el tipo de aroma que exhalen al
tocar sus hojas:

- Pelargonium capitatum: sus flores son de un tono rosa fuerte y la fragancia que despiden se asimila a las de las rosas.

- Pelargonium crispum: comúnmente llamado geranio limón
por su similitud con el olor de este fruto, se caracteriza por sus
hojas rizadas y flores violetas, por su fácil cultivo y por su
importancia en la industria de la perfumería.

- Pelargonium fragans: con pequeñas flores blancas con nervios rojos y de hojas blandas que despiden diferentes aromas, es conocido como geranio de nuez moscada.

- Pelargonium graveloens o geranio rosal: es el más frecuente como planta de interior, con follaje de suaves matices balsámicos y florecitas de color rosado o púrpura.

- Pelargonium radens: sus hojas también huelen a rosas, pero las flores tienden a un color púrpura pálido.

- Pelargonium tomentosum: con una esencia a menta piperita, presenta hojas suaves y pequeñas flores blancas.